Aprende cómo comer sano. Revisa las noticias, artículos de interés, y explora nuestros productos

+34 697 50 68 54 | info@algoparalasalud.es

Cómo reducir el consumo de dulces – 5 consejos!

La importancia de una buena absorción

Si en el estómago no hay suficientes jugos gástricos para absorber proteínas, ni tampoco enzimas para poder digerir carbohidratos y grasas, tu organismo no va a estar desnutrido. En consecuencia, vas a sentir constantes ganas de comer dulces.

Para asegurar una buena absorción de nutrientes, tienes que equilibrar la acidez del estómago. Puedes conseguirlo bebiendo 30 minutos antes de cada comida un vaso de agua mezclada con 2 cucharadas de vinagre de manzana. Gracias a sus propiedades, tu estómago podrá trabajar de manera correcta.

Consumir suficientes carbohidratos

Una dieta mal equilibrada – con muy pocos (o demasiados) carbohidratos – aumenta las ganas de consumir azúcar. Nunca está de más pedir cita con un nutricionista – te ayudará a preparar un plan dietético según tus necesidades.

Empieza el día con un buen desayuno

No deberías renunciar al desayuno, incluso estando a dieta. Es la comida más importante del día. Un buen desayuno aporta energías para, como mínimo, 5 horas.

Si es rico en proteínas y grasas, ayuda a controlar el nivel de azúcar en la sangre. Si, en cambio, contiene demasiados carbohidratos (p. ej. yogures o tostadas), el nivel de azúcar en la sangre se dispara, con lo cual notamos la necesidad de comer más dulces.

Consume probióticos

Las bacterias probióticas de las familias Lactibacillus y Bifidobacterium aseguran un buen funcionamiento de los intestinos y protegen de las posibles irritaciones – muchas veces el estrés es la causa de las ansias de comer dulces. Recomendamos probar el probiótico ecológico SUNVIO de lúpulo (más sobre los probióticos en nuestra página).

Evita la comida basura

La comida procesada – como lo son las patatas fritas, bebidas endulzadas o caramelos – no sacia, sino aumenta el apetito. Únicamente, llenamos los intestinos, pero no aportamos nada de nutrientes.

Una dieta mal equilibrada – con muy pocos (o demasiados) carbohidratos – aumenta las ganas de consumir azúcar.

Author Info

admin

Escribe una opinión